Finca y Olivar

Un lugar

Situada al noroeste de Jaén capital, Las Fuentezuelas está enclavada en un paraje rico en agua, que cuenta con más de un manantial y arroyuelo. En la finca destaca la Casería, también conocida como Casería de la Condesa.

Su mayor atractivo reside en la amplia lonja bordeada de pilastras que forman una gran pérgola, que suaviza la radiante solanera que cae sobre estos parajes durante la mayor parte del día. Hasta bien entrado el siglo XIX, en este entorno predominó la huerta, siendo esta poco a poco sustituida por el olivar.

Desde 1900 la finca pertenece a la familia, y a fecha de hoy el cultivo es en exclusiva olivar de aceituna picual. Toda la producción va destinada a la elaboración de Fuenquesada, auténtico aceite de oliva virgen extra de Jaén.

«No somos grandes productores de aceite.
Somos productores de un gran aceite»

La generación actual de la familia, empeñada en su deseo de perpetuar y mejorar este patrimonio familiar y convencida de que tiene entre sus manos un producto de una excelente calidad, ha invertido de forma conjunta en innovación y tradición. Su deseo es hacer del olivar centenario un cultivo sostenible y respetuoso con el entorno.

Este es el origen de un aceite de oliva virgen extra de gran calidad, de edición limitada y mucha personalidad. En el cultivo del olivar se han incorporado las más modernas técnicas de riego integrado y fertiirrigación que —junto con las labores más tradicionales de poda, desvareto y aclareo— lo convierten en un entorno óptimo para la obtención de frutos perfectos destinados a la elaboración del aceite de oliva gourmet.

Con estas mejoras y esta cuidadosa elaboración, pretende sumarse a la tendencia de otros productores españoles que actualmente quieren situar al aceite como uno de los grandes productos de lujo de la gastronomía internacional. En la producción de Las Fuentezuelas se sacrifica la cantidad en aras de la excelencia.

Aceite de oliva virgen extra 100 % picual y familiar

Fuenquesada se une así, a los pocos aceites de oliva virgen extra de alta gama y de recogida temprana de Jaén. Y lo hace con el orgullo de continuar el legado familiar, modernizar el entorno y poner el acento sobre los buenos sabores de siempre.